Óscar Pérez descansa en paz




No tengo palabras para expresar la impotencia que he sentido al saber que nadie podría rescatarte. A veces, los mojones imantados que jalonan nuestro destino, nos llevan irremediablemente a la muerte, casi a un suicidio. Siempre seréis unos incomprendidos, a diferencia de otros aventureros: astronautas, toreros... Has pasado una lenta agonía, pero ahora ya estás en tu paraíso, lleno de montañas nevadas... y muy difíciles, como a ti te gustan.

Comentarios

Entradas populares de este blog

400 Km sin pan ni agua (2)

Actividades realizadas en el primer semestre de 2016

El juego de la muralla de Lugo. Las bases (3)