Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2012

Arco iris

Imagen
Por la tarde, después de la sobremesa, hemos salido a dar un pequeño paseo por el campo. Hacía algo de frío y, al regresar, comenzó a "zarzallar", término que no necesita traducción con esta foto y este contexto. La luz era especial y el arco iris casi perfecto.
Fotos de Suso realizadas con HTC Titan.

2ª parte del atraco

Imagen
Por supuesto que no llevaba armas. ¿O sí? Hombre... alguna tendría que portar para poder cometer el vil atraco. Toco el timbre. Salen a recibirme los dos. Ambos entre 50 y 55 años. Seguro que con los hijos ya emancipados o estudiando, en el último tramo. -Boas noites, ¿pódenme decir si hai fonte na vila? -aunque ya estoy en Asturias, aquí se habla gallego. -Pois non, pero dámoslle auga da nosa. El primer paso está dado. Ahora solo es cuestión de seguir el proceso. Bebo el primer trago, y, después, otro, hasta que acabo con la botella de medio litro. La señora me trae otra. A todo esto aún continuamos en nuestras posiciones. Ellos dentro, en el recibidor, y yo, en el porche de entrada, a cubierto, al lado de una silla que me servirá para poder continuar con la estrategia. -¿Podo sentarme un momentiño e comer un pouco? -pregunta que ya casi los obliga a responder con una invitación. -Sí home, pero mellor pasa pra drento. Después, lo lógico en estos casos. Tanto ellos como yo, tenemos ganas de ha…

Atraco en La Mesa

Imagen
La Mesa es un pueblo encantador del Occidente asturiano. Entré en él bien avanzada la noche, después de superar un fuerte desnivel desde la cabecera del embalse de Grandas de Salime, no excesivamente menguado por la sequía, contrariamente a lo que esperaba. Tuve que subir por un sendero serpenteante con medio metro de hoja seca, después de correr durante una hora aproximadamente en la bajada asfaltada que lleva al embalse. Ahora se da una vuelta impresionante para poder llegar a La Mesa. Antes se bajaba al río y se volvía a subir por el monte casi en línea recta, por donde, supongo, habrá un puente de piedra, cubierto, ahora, por el agua y el lodo. Mientras subía, pasé calor y sed. Y, encima, en la parte final, el ambiente estaba infectado con el humo de un incendio cercano. Pero lo pasé bien. Allí estaba solo de nuevo, a mi ritmo, sin perseguir a nadie, sin que nadie fuera echando los hígados para alcanzarme, sin hablar para intentar convencer, sin tener que razonar... solamente camin…

Castroverde-Oviedo: un día de placer y casi otro de calvario

El reto se ha cumplido. Consistía en enlazar ambas localidades en menos de un par de días y han sobrado dos horas. Salí el miércoles a las 7.55 de Vilabade y llegué al cartel "Oviedo" a las 5.55 del viernes, día 17 de marzo.Desde la entrada de esa ciudad asturiana hasta la estación de autobuses de Alsa debe haber en torno 4-5 km, una eternidad después de haber recorrido casi 200. En algunos tramos del extraradio, estaba apagado el alumbrado , así que tuve que encender de nuevo la linterna frontal, pues aún no había amanecido. Los taxis pasaban a mi lado esperando quizás que les diera el alto. Creo que sabían a dónde me dirigía. Creo que pensaban que no resistiría. Un par de horas antes, en la cuneta de un campo plantado de trigo, cuando la oscuridad era total y el caminar automático con los ojos cerrados, para no tener que parar a dormir; un par de horas antes de que los taxistas no tuvieran nada que hacer, por lo menos conmigo, tropecé con un enorme jabalí en la cuneta. N…

116 km

He pasado sed por la noche. En la Mesa me han invitado a un café a eso de las 10 de la noche. Llevaba 6 horas sin beber, desde Grandas.
Hoy voy más tranquilo, pues el reto se consigue.

Castroverde-Oviedo

Salgo mañana a las 6 de la mañana para intentar cubrir los 200 km en un par de días. Los primeros 113 intentaré realizarlos de un tirón para que me sirvan de referencia y entrenamiento con vistas a mi primera competición oficial, la ultramaratón del Soplao, en el mes de mayo. Me llevo la esterilla, el saco y todos los tracks del Camino Primitivo, incluida la variante de Los Hospitales, de mayor belleza y altitud. También he puesto en la mochila unos bocadillos y 4 tabletas de turrón. No sé cómo responderé, pues hace poco más de un mes que he regresado de Huelva, tras acometer cerca de 1.ooo km en casi 13 días.

Entrenando a tope

Imagen
No hay mejor entrenamiento antes de partir. Además, una vez rematada la faena, da gusto ver la tierra fresca, oxigenada y suelta, dispuesta a donar su humedad y minerales a las raíces que lo soliciten. Yo hago de tractor y Teresa, planta.

Destino Oviedo

Imagen
El próximo miércoles a las 6 de la mañana pongo rumbo este hacia Oviedo, una ciudad que me vio pasar hace poco, con destino a San Lucar de Barrameda en principio y, finalmente, a Huelva. Me esperan 200 km por caminos y senderos estrechos. Y fuentes... ¡qué gustazo pegar el morro a las canterías y los caños... que sigan manando sin descanso! A las 6 de la mañana, una hora antes del alba del viernes, debería estar en Oviedo... para ello habrá que cruzar raudo entre los bosques, dar zancadas largas en los prados, no hacerle caso por la noche a los jabalíes roncadores, o a los ruidos raros, ni a los canes irresponsables... Mochila ligera con esterilla y saco, turrón y unos higos secos.

988 km, 21.757 m +, 13 días, 76 km/día...

Por fin he subido los tracks de la Gijón-Huelva a Wikiloc. Para poder acceder a ellos podéis entrar en la página y buscar en autores "retos juanes". Lo que parecía una travesía llana en principio, al final se ha transformado en una aventura de 21.757 metros de desnivel positivo acumulado, como una Tor des Géants o casi 2 vueltas al Mont Blanc. Se han rozado los 1.000 km y se ha alcanzado una media de 76 km al día. Como siempre, he cometido errores... pero, gracias a ellos, he aprendido muchas cosas. Echo de menos los vivacs sin tienda, en medio de las fuertes heladas, bajo las estrellas, dispuesto a correr unas horas después... mientras llega el alba.

Un asturiano raro

El marqués de Sargadelos fue un personaje que se anticipó a su tiempo un montón de años. En medio de una sociedad feudal agraria, se le ocurrió montar la primera industria moderna española en la que los empleados cobraban un salario por su trabajo, algo inconcebible en aquella época en Galicia, donde solamente tenía valor la tierra. Hoy he estado visitando la antigua y la actual fábrica de cerámica de Sargadelos, quizás una de las más singulares del mundo. Sus colecciones son excepcionales.