Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2011

Cuatro caminos

Imagen
El embrión del Camino Primitivo se va desarrollando poco a poco cuando ya falta solo una semana para mi partida. Comenzó siendo Oviedo-Santiago (320 km y 7.000 +). Después se transformó en Lugo-Oviedo-Lugo (450 km y 12.000 +) y, finalmente, parece que será un aventura a pie en la cual intentaré recorrer cuatro caminos:



1. Casa-O Cebreiro (50 km que enlazan el Primitivo y el Francés).


2. Camino Francés desde O Cebreiro hasta León (174 km).


3. Camino del Salvador desde León hasta Oviedo (120 km).


4. Oviedo-casa (190 km del Camino Primitivo).


Inicio y final del camino en mi casa. Reservas de tren, avión o autobús; no. Reservas en albergues u hoteles; no. Paradas para comprar comida u otras cosas; no.


Libre como el viento... únicamente pendiente de parar en las fuentes.


Foto de Suso. Palloza-museo de O Cebreiro, en el Camino Francés.

Mochila de 250 gramos

Imagen
La he construido con una funda grande y resistente de un saco de dormir y con restos ligeros de otras mochilas. Tiene una capacidad de unos 30 litros, pero no es recomendable transportar en ella más de 5-6 kilos de peso. Seguramente la emplee en el Camino Primitivo. En su interior, la esterilla de dormir proporciona algo de rigidez estructural, aislamiento para la espalda y reparto del peso.


Fotos de Suso.

Probando el Camino Primitivo

Imagen
Ayer salí a las 16.30 a probar un tramo del Camino, unos 50 km de los 100 más exigentes de todo el recorrido. A las 00.30 había realizado 43 km con la mochila cargada con el mismo peso que llevaremos cuando toque afrontar el asunto. Estas son algunas de las conclusiones:



-Si nieva y tenemos que abrir huella en algún tramo es inviable la travesía en 3 días.


-Si llueve mucho habrá pocas posibilidades de lograrlo.


-Si voy solo, será más dura la cosa, incluso con buen tiempo.


-Si no se acierta en la estrategia, habrá menos posibilidades de conseguirlo.


Las posibles estrategias están relacionadas con el ritmo de la marcha y los descansos:


-20 horas caminando y trotando (cuando se pueda) y 4 para dormir de noche de un tirón.


-Descansos cortos durante las 24 horas del día cuando apetezcan.


-Ninguna de los dos. Decidir sobre la marcha.


Independientemente de lo comentado, sería muy importante que los primeros 100 km se realizaran en 20 horas para tener en la hucha las restantes 4. También sería de …

Dan mucho juego

Imagen
La solución para el Camino Primitivo Exprés en invierno será la siguiente en cuanto al tema calzado. Seguiré usando las SauconyTriumph 8 (tendrán en ese momento en torno a 1.500 km) y, dependiendo del tiempo que haga, me pondré unos calcetines impermeables-transpirables que también cumplirán la función de los paranieves. De esta manera, al no llevarlos puestos, los pies transpirarán perfectamente en el caso de que no llueva; pero tampoco se mojarán, incluso corriendo, debido a que el pantalón impermeable sobrepasa ampliamente la parte superior de los calcetines mencionados. En caso de tener que caminar sobre nieve, la protección que ofrecen es suficiente. Foto de Suso.

¿Retos o arándanos?

Imagen
Supongo que ya os habrá pasado alguna vez. Tarde o temprano llega el momento en que uno se pregunta "¿por qué sigo haciendo ésto?" o "¿qué pinto yo aquí?" o cualquiera otra pregunta-escusa para abandonar y terminar un calvario que nosotros mismos nos hemos impuesto.

Una vez que decido darme la vuelta en el col de Fenetre debido a la impresión que me produce bajar por aquél precipicio, vuelvo de nuevo a Courmayeur para terminar el Tour en algo más de una jornada, en unas 30 horas aproximadamente. Inicio la etapa a las 12 del mediodía y, tras dejar atrás el primer refugio sin entrar en los servicios para coger agua, continúo adelante con la esperanza de encontrar alguna fuente. Kilómetros más arriba aparece el primer regato y, después, uno tras otro hasta que queda completamente llena la panza. Antes de comenzar a subir el último tramo del col Ferret, en la ladera derecha de la montaña, las plantas del arándano crecen por millones y ofrecen sus frutos a los caminantes…

Derrotado antes de comenzar a batallar

Imagen
El día 27 de agosto a las 8 de la mañana estaba ya derrotado antes de comenzar a batallar. Habían podido conmigo varios ejércitos de los países aliados: mi pesimismo endémico, el dolor en la ingle izquierda, la dureza de las baldosas de la estación (dormía sin esterilla), el frío de la mañana (había nevado en cotas bajas), la falta de un compañero que me dijera "déjate de mariconadas y ponte en marcha ya"...

Me levanté sin prisa y recogí el saco mientras Chamonix recuperaba el pulso tras la resaca deportiva de la noche anterior. Hasta las 11 de la mañana anduve deambulando sin tener claro lo que iba a hacer. Finalmente, decidí comprar una esterilla (para dedicarme al turismo-excursionismo) y una tarjeta de 2 gigas para el teléfono móvil (¡23 euros!). Puse todo en la mochila y comencé la marcha en dirección a Les Houches, pero sin encender el GPS. Los aductores de la pierna izquierda molestaban bastante, pero ello no me preocupaba, pues mi decisión era ya irrevocable: ni siqu…