Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2014

Once. La llanura (6)

Al día siguiente estaba muy cansado, debido, probablemente, al esfuerzo realizado  la jornada anterior en El Lobo, en cuya ascensión tuve que  agarrarme fuertemente a la maleza para poder ascender... tropezando, cayendo, arrodillándome, levantándome, resoplando... todo ello para avanzar solo unos míseros metros. Comencé el día bebiendo  todo cuanto pude intentando recuperarme de la deshidratación. Y atajando en los caminos, ya que siempre me quedaba a la izquierda la cordillera que llega casi a Portugal.  Pero, la verdad, en vez de atajar, atrasaba, debido a las alambradas y los pequeños valles con riachuelos que no se aprecian en la llanura desde lejos. Tras meter la pata en varias ocasiones, decidí volver al asfalto, más seguro cuando se camina sin mapas ni GPS. Y también saqué alguna conclusión tras realizar unos cálculos.  Si se toma un atajo en línea recta para evitar una gran curva, se deben contabilizar también los metros extras de las subidas y las bajadas que nos encontremos…

Once. Sin novedad en El Lobo (5).

Finalmente logré esquivar las resbaladizas placas de hielo que rodeaban la cima de El  Lobo. Hacía mucho frío y la luna llena alumbraba con menos intensidad que a primera hora de la noche, cuando estuve perdido en medio del pinar sin frontal, ya que las dos pilas que me quedaban aún iban en el SPOT. Mi intención era llegar al mojón, hacer un par de fotos, ponerme la capelina para combatir el frío (solo llevaba puesto un polar, sin primera capa) y, finalmente, sacar las pilas del SPOT y ponerlas en la linterna frontal para bajar con más seguridad, una vez  que el    localizador había marcado un punto en la cima de la montaña. Las fotos las hice sin problemas pero, al no llevar guantes, perdí bastante sensibilidad en los dedos y me costó mucho hacer el cambio. Primero conecté la linterna del móvil para realizar la maniobra con mayor rapidez. El frío se comía la batería del teléfono con una voracidad impresionante.  Y salí disparado para abajo, con mucho cuidado, buscando la ruta exacta…