Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2011

1.000 km exprés

Imagen
El proyecto del Camino Primitivo (320 km) se convirtió al final en el Triángulo de Santiago (620 km), proyecto éste que no se pudo llevar adelante en su momento, primero por cuestiones técnicas (me dejé las plantillas en casa) y, en el segundo intento, debido a una lesión en el tobillo de Teresa, mi mujer. El caso es que tras la espera, he perdido el interés por el proyecto, quizás porque de aquí al verano no volveré a acometer más aventuras y desearía ahora aprovechar a tope los 12 días que como máximo podría estar fuera de casa. Nunca he realizado caminando o corriendo fuera de pista 1.000 km de una atacada. En cierta ocasión realicé 1.001 en una de atletismo, transportando en un carro de dos ruedas, agua, comida y equipo. Algo más de 15 días fueron necesarios para rematar la prueba. Pues creo que ha llegado el momento. Lo intentaré en la semana del 9 al 15 si Teresa mejora lo suficiente. El recorrido podría ser Castroverde-Sanlúcar de Barrameda o Gijón-Sanlúcar de Barrameda, este úl…

¡¡¡FELIZ NAVIDAD!!!

... y un próspero año sin recortes.

¿Somos drogadictos?

Aquí tenéis un artículo de opinión muy interesante y desenfadado sobre un deporte que cada vez tiene más adeptos. Seguro que lo leéis más de una vez.

Transpi invernal sin asistencia (y 3) 250 gramos de combustible

Recordad que estamos estudiando si es viable o no una Transpirenaica invernal de mar a mar sin asistencia, es decir, sin depósitos intermedios de alimentos ni abastecimientos desde el aire como se hace en las zonas polares. Pues bien, para que salgan las cuentas, solo se podría llevar en la expedición (así me gusta llamarle a un proyecto de esta envergadura) un cartucho de combustible de unos 250 gramos. Esta cantidad sería suficiente para fundir nieve o hielo que generen 12 litros de agua y ponerlos a unos 50 grados de temperatura, la necesaria a su vez para preparar 24 liofilizados u otros tantos amasijos de puré de patata, aceite de oliva y embutido, dieta esta última muy eficiente en los 1.000 km realizados en kayak cargando con todos los alimentos, incluida la bebida. El resto del agua, en torno a 1.000-1.500 cc diarios, hay que obtenerlo directamente del deshielo en los puntos más bajos de los valles o diluyendo la nieve o el hielo directamente en la boca y, a su vez, compensando…

Transpi invernal sin asistencia ( 2) ¿Esquís o raquetas?

Imagen
Raquetas, sin dudarlo ni un momento. El peso de los esquís, las fijaciones, las botas y los crampones podría superar el peso del 50% de toda la comida empleada en la "expedición". Además, en las etapas sin nieve, sería necesario otro tipo de calzado que habría que portear durante toda la travesía. Las raquetas (1.500 gramos el par) ya llevan crampones incorporados, aunque sería conveniente sustituir las puntas por unas un poco más largas. El incoveniente de las raquetas es que son mucho más lentas en las bajadas, pero con esquís, el peso total de arrastre sería casi un 50 % superior al peso ideal de la mochila, peso que estaría en torno a unos 16-18 kilos. Foto de Suso.

Transpi invernal sin asistencia (1) ¿Es viable?

Imagen
De entrada, casi todo es posible en esta vida si le echamos valor, trabajo, tiempo y dinero.
Física y matemáticamente salen las cuentas.

Antes de iniciar La Transpi en verano (sin asistencia) comenté algo parecido a lo siguiente: "si soy capaz de situar 3-4 kilos de comida en la zona del Aneto (mitad de la travesía) tendré alguna posibilidad de enlazar ambos mares sin depender para nada del exterior". Y, así fue. Los últimos días me alimentaba con 300-400 gramos de comida, pero ello no fue ningún impedimento para rematar la travesía. Lo que realmente me destrozó fue no haber elegido correctamente el calzado y prescindir del saco de dormir.
Una pescadilla que se muerde la cola. Mal calzado igual a ampollas bestiales en la planta de los pies; ello igual a marcha más lenta; lo cual provoca racionamiento de la ya racionada comida con la que se inicia el reto, en torno a 8-9 kilos tras incorporar macarrones cocidos a la mochila la noche de la salida, cocinados en el restaurante de K…

Reportaje en el Faro de Vigo

El pasado domingo, día 4 de diciembre, apareció publicado un reportaje a doble página en el suplemento central de la edición papel de este diario. También he encontrado un pequeño resumen del mismo en su edición digital. En la primera foto, tirando del carro, me enfrentaba a los 1.000 km en pista en autonomía absoluta, cargando con todo el equipo, la comida y el agua. 15 largos días...

Nueva Transpirenaica sin asistencia

El Triángulo de Santiago debe esperar, como mínimo, hasta el día 1 de enero, siempre y cuando Teresa se recupere satisfactoriamente. Dicho reto (620 km y ¿14.000? metros +) se realizará de nuevo sin asistencia y será un test para experimentar algunas técnicas que se aplicarán en mi 2ª Transpirenaica sin asistencia, prevista para julio de 2012.
En la 1ª Transpirenaica a pie sin asistencia necesité casi 19 días para rematar la travesía. Perdí un mínimo de 2 días por no llevar unos buenos mapas o un GPS, y otro par de jornadas por emplear mal calzado.
Tras realizar recientemente 500 km en poco más de cinco días, también sin asistencia, mi objetivo en la Transpirenaica serán 12 jornadas. No comeré prácticamente el primer día de la travesía y el último, lo cual me permitirá arrancar con unos 6 kilos de comida. Ambos ayunos quedarán ampliamente compensados con un par de atracones, uno antes de salir (arroz, pasta...) y otro al llegar. El resto del equipo será el mismo de siempre, aunque en es…