Casas abandonadas. Sognefjorden en kayak (IX)

En Noruega la gente del campo también abandona sus viviendas para marcharse a las ciudades o simplemente se quedan vacías por falta de relevo generacional. En estos lugares por los que he pasado se dan bastante bien los manzanos, la agricultura estival, el turismo y, supongo, también algo de pesca.
En las cercanías de la casa de la foto central, nunca se me ocurriría hacer un vivac, ya que en el sótano deben morar el Conde Drácula u otras espantosas y atormentadas criaturas. Si no me quedara más remedio que hacerlo, seguro que pasaría muchas horas escuchando ruidos extraños tales como pisadas sobre la hierba, crujidos de tablas...
En cierta ocasión, cuando también dormía una noche en el campo, pasé miedo porque sentía la profunda, larga y repetida respiración de algún ser humano. Más adelante, tras informarme, resultó que el ser vivo era un búho o una lechuza.

Comentarios

Entradas populares de este blog

400 Km sin pan ni agua (2)

Actividades realizadas en el primer semestre de 2016

El juego de la muralla de Lugo. Las bases (3)