Sierra. Sognefjorden en kayak (VII)




El cuarto día en el Sogne, poco antes de que anocheciera, amenazaba lluvia, pero la tienda que me habían prestado no valía para soportar ni tan siquiera un pequeño chaparrón. Fue así como me vi obligado a buscar un refugio que me garantizara el descanso merecido después de palear todo el día. Sin embargo, la zona era bastante abrupta y todas las edificaciones abandonadas de madera que veía desde la orilla tenían un difícil acceso, por no decir imposible.
Al final encontré lo que buscaba. Una vieja serrería abandonada que en su momento funcionó con la fuerza proporcionada por el caudal de un torrente. Tras realizar algo de escalada con los dos bidones cargados de material, cené y me metí en el saco. De vez en cuando veía las luces de las grandes embarcaciones que pasaban por el fiordo y, al cabo de unos momentos, también sentía el estruendo de las olas producidas por las mismas.
Aquella noche tuve miedo a que los fantasmas de la serrería se metieran conmigo y pusieran en marcha el disco infernal con el objeto de convertirme en finas rodajas de embutido. Si ampliais la foto podréis ver los detalles de mi pala desmontable artesanal realizada con madera ligera y chapa recortada de aluminio.

Comentarios

Entradas populares de este blog

400 Km sin pan ni agua (2)

Actividades realizadas en el primer semestre de 2016

El juego de la muralla de Lugo. Las bases (3)