A mordiscos

Cerca del Puerto del Manzanal, en uno de los pocos momentos en los que el buen tiempo me dejó disfrutar de un descanso de media hora, perdí la navaja de mi mujer, una verdadera joya artesanal con mango de boj que aún se hace en la zona de Oscos, en Asturias. Independiente del valor sentimental del objeto, su función fue muy importante durante la Tarifa-Bares, ya que me permitía cortar en finas lonchas la panceta casera. Y como mi viaje consistía en enlazar dos puntos de la geografía española en absoluta autonomía, no se me ocurrió en ningún momento comprar otra navaja o un cuchillo barato; me debía apañar con lo que llevaba encima de la bicicleta. Una vez perdida la navaja (la recuperaré pronto) lo único verdaderamente cortante que me quedaba eran los dientes.

Comentarios

Key ha dicho que…
Si vas a comprar otra compra una para mi padre, que llevo detrás de una de esas navajas media vida y no hay manera. Gacias por anticipado.
salvatore marantxano ha dicho que…
Haz el favor de poner paisajes en las imagenes, que esa vista es muy fuerte para mi vista....Cada vez que entro en tu blog y veo la foto del tocina después tengo que limpiar de babas el teclado del ordenador... Para mi el reto añadido sería sólo comer una lonchita de ese rico manjar..jejeje
Suso ha dicho que…
Key: Tu padre tendrá pronto una navaja de Taramundi y un par de chorizos de la zona para probar su excelente y afilada mezcla de hierro y acero.
Mataxanos: Si vienes a dar una vuelta otra vez por aquí, tendrás oportunidad de asar esa panceta en la brasa de la chimenea.
Fernando Avellaneda Molina ha dicho que…
suso..como ha sido la recuperacion entre dia y dia..se resentia mucho el cuerpo....
Suso ha dicho que…
Fernando: Veo que estás muy asustado debido a la incertidumbre. No tendrás absolutamente ningún problema en tu cruce de la Península. Aunque pedalees de sol a sol a un ritmo bajo, te quedarán otras 12 horas para recuperarte totalmente.
Yo no puedo ponerme en tu pellejo, pero te diré que he realizado algunas pruebas de 96 horas seguidas casi sin dormir y únicamente en ellas acumulo cansancio.
Cuando dispongo de un mínimo de 4 horas diarias para descansar no tengo ningún problema al día siguiente.
Una etapa diaria de 100 Km no será nada para ti teniendo en cuenta que no tendrás que ir al curro y que "sarna con gusto no pica" o pica mucho menos.
A mí me costaba levantarme a las 7 de la mañana no por cansancio, sino por pereza ante el mal tiempo que he tenido (lluvia en Andalucía, heladas en la Meseta...)
Un saludo.

Entradas populares de este blog

400 Km sin pan ni agua (2)

Actividades realizadas en el primer semestre de 2016

El juego de la muralla de Lugo. Las bases (3)