Retirada


Cuando el enemigo está infringiendo un duro castigo y las bajas son considerables, no queda más remedio que proceder a la retirada.
Tenía pensado partir a las cuatro de la madrugada. No dejé sonar el despertador porque no hacía falta. Llevaba despierto desde que me había acostado.
A las tres y cuarto en pongo en pie. Desayuno y cargo con el petate hasta el garaje.

1. Los ángulos laterales del carro no son lo suficientemente altos para impedir que el petate roce en los radios. Pero no hay tiempo para realizar una chapuza que durante el trayecto pueda ocasionar problemas serios, así que vuelvo de nuevo a casa y meto todo en la mochila.

2. Aunque las previsiones daban buen tiempo, la cosa parece que no mejora a medida que avanza el día. Cruzando la Serra do Careón, comienza a llover no disponiendo de nada para protegerme: capelina, chaqueta y pantalón impermeables, tienda de campaña, cubretecho...

3. El tobillo izquierdo se resiente tras el esguince producido a finales de agosto. También me duelen bastante los gemelos de la pierna derecha, debido, quizás, a que están trabajando en exceso para proteger el pie izquierdo.

4. Tras montar un precario vivac a las siete de la tarde debajo de unos robles (aún tupidos de hoja verde debido al cambio climático), comienza a llover de nuevo; suave y moderadamente. Poco a poco, las hojas saturadas de humedad ceden bajo el peso y dejan caer las primeras gotas sobre el saco de plumas. Detrás de ellas, más y más, durante la larga noche de otoño que acababa de empezar.
Poco antes de cenar, había llamado a Teresa para que me viniera a buscar al día siguiente. El Camino Primitivo sin asistencia había podido conmigo y no la Transpirenaica.
Pero había más cosas.
No estaba tranquilo y concentrado porque los mayores dependen cada vez más de mí.
Aunque hubiera continuado con la aventura, una llamada me haría regresar a media tarde de ese mismo día: una llamada que marca el inicio de una nueva etapa en mi vida.
Ha llegado el momento de dedicar mi tiempo a otros Retos.
Fotos de Suso realizadas con el móvil.
Dudo mucho que las costumbres de aquellos tiempos permitieran peregrinar a las féminas sólas y con tan poco atuendo bajo la capa.







Comentarios

faljau ha dicho que…
Napoleón Bonaparte estuvo retirado largo tiempo en la isla de Elba, y no por ello dejó de ser el mismo.

No me cabe duda que volveremos a disfrutar del mejor Suso. Es sólo una cuestión de tiempo.

Hagas lo que hagas sabes que puedes contar con tus amigos

JL
salvatore marantxano ha dicho que…
SIENTO EL SABOR AGRIO QUE DEJA ESTE TIPO DE RETIRADAS. TE ACOMPAÑO EN EL SENTIMIENTO, Y COMO DICI FALGAU SIEMPR PODRAS CONTAR CON LOS AMIGOS.
Suso ha dicho que…
faljau: le he colocado tus cubiertas a la bicicleta... en otoño e invierno los días son muy cortos y caminando se tarda mucho en regresar a casa.
mataxanos: tengo que darle una mano de pintura al barco; ya sabes que si se lija bien, después queda como nuevo.

Entradas populares de este blog

Actividades realizadas en el primer semestre de 2016

400 Km sin pan ni agua (2)

Anfibia invernal Porma-Riaño. Salir pitando (4)