El Quince. Solo y libre como el viento (3)

Peña Negra  (en el centro) y Peña Trevinca (a la izquierda)

Peña Negra no tiene mojón, aunque ello es mejor que un hierro retorcido, un símbolo religioso o un pedazo de cemento.

Fonte da Cova (Ourense)

Peña Survia (León)

Subiendo a Peña Negra (Ourense)


Inicio la travesía el día 10 de mayo a las 16.30 de la tarde, tal como lo imaginé en una historia sobre El Quince redactada al poco de romper los ligamentos del brazo. 
Teresa, mi mujer, abajo, en el collado de montaña, saludando desde el interior del vehículo, ya en marcha... y yo, solo y libre como el viento, ascendiendo por una pista que desemboca en un gran campo de nieve helada, donde debo tomar ciertas precauciones para no resbalar ladera abajo.
Al superar la pequeña cornisa de nieve, se acaba la dificultad y en menos de media hora me planto en la primera cumbre del Quince, Peña Survia, montaña de 2.112  metros perteneciente a la provincia de León.
Tras una pequeña pausa, dudo sobre cómo atacar Peña Negra. Seguir por la cresta hasta su cima sería cuestión de una hora como máximo, pero diviso algún paso que me parece expuesto desde el punto donde me encuentro. 
La prudencia me lleva al fondo del valle y al terreno encharcado, muy característico de todo el Valle de Tera. Una vez en la base de la montaña inicio el ascenso teniendo que abrir huella sobre la nieve y superar una grieta que me corta el paso.
Peña Negra, la segunda del Quince, perteneciente a la provincia de Ourense, tiene 2.116 metros, pero carece de mojón en su cima, a diferencia de Peña Survia, donde una piedra natural embellece la cumbre al tiempo que también hace de marco.
  

Comentarios

Entradas populares de este blog

Actividades realizadas en el primer semestre de 2016

400 Km sin pan ni agua (2)

Anfibia invernal Porma-Riaño. Salir pitando (4)