El Quince. Descanso eficiente (6)

Hora y media de descanso antes del amanecer... funciona.

Al salir de Ledesma vi nieve de nuevo en las cumbres del Sistema Central


Llevo bastantes años intentando encontrar la hora u horas del día en la que rinde más el descanso. Y he llegado a una conclusión. En mi caso, si solo dispongo de 4 horas diarias para dormir (en una travesía de en torno a 12 jornadas) lo más efectivo es repartir ese periodo de tiempo en dos fracciones, una justo cuando anochece y la otra un par de horas antes de que amanezca, aunque lo ideal es descansar las 4 horas seguidas antes de que comience a clarear. Concentrar todo el tiempo disponible en un solo vivac suele ser muy difícil, ya que al anochecer se produce una pequeña crisis, de ahí que es importante organizar en ese momento la cena en un bar u otro establecimiento público, del cual saldremos más animados tras alimentarnos e hidratarnos adecuadamente... y hablar un poco con la gente, factor comunicativo este muy importante.
Por cierto, Salamanca es una provincia latifundista y ello acarrea una estructura muy peculiar de la red viaria. Al haber pocas fincas, hay pocos caminos y núcleos pequeños de población y también pocas posibilidades de comunicación y relación humana. La foto del vivac es una prueba de ello. Te puedes tirar hasta 10 Km sin encontrar un espacio público donde encontrar la preciada horizontalidad.


Comentarios

Entradas populares de este blog

400 Km sin pan ni agua (2)

Actividades realizadas en el primer semestre de 2016

El juego de la muralla de Lugo. Las bases (3)