Transpi Tino. Más errores (7)


He subido a grandes montañas prácticamente desnudo y, en cambio, cometí el error de no llevar a la Transpirenaica un pantalón corto por aquello de protegerme del sol, dormir un poco más calentito y ahorrar unos gramos de peso. Al final no hubo más remedio que andar en calzoncillos, en la primera etapa, y después desprenderme de ellos en un contenedor para evitar mi gran problema en largas travesías: las rozaduras ocasionadas por el sudor.
En la segunda etapa se me hizo de noche antes de llegar a Abodi y no fui capaz de encontrar el atajo que me debía llevar a su cima. Hacía mucho frío y no tuve cobertura para llamar a Teresa en todo el tramo de asfalto que debí realizar para rodear la montaña. Finalmente, decidí descansar unas horas en el Paso de Tapla, a unos 1.400 metros de altitud, soportando fuertes ráfagas de viento que casi se llevan la esterilla y el saco al ser desplegados sobre el suelo.
Dormí hasta que sonó el despertador a eso de las tres de la madrugada. Si hubiera llovido, la situación habría sido bastante más complicada.


Comentarios

Franeto ha dicho que…
Algo que puede funcionar es un culote de licra. Es ligero y cómodo, evitando las rozaduras.
Salud.
Suso ha dicho que…
Me encuentro cómodo sin nada, como hemos hecho miles de años. El contacto de las cosas ceñidas me resultan extrañas y agresivas.

Entradas populares